Archivo de la etiqueta: RELIGIÓN

¿POR QUÉ NOS HEMOS CONVERTIDO EN UN PAÍS DE “PORDIOSEROS”?

En la mayoría de las culturas ancestrales, el ser humano no se podía dirigir directamente a su Supremo Creador….
En la nuestra, producto de la ignorante “manipulación ideológica institucionalizada”, esa imposibilidad agnóstica (http://wp.me/p1s8wE-j0) devino como un insufrible “eclecticismo” sin raíces, infundado e inconsistente, permitiendo que la mayoría se dirija a ese “Principio Primordial” sin tener idea de la trascendencia de su acción…

“Con premeditado sarcasmo, cuando se le menciona, como “diez para la goma”, suelo consultar: ¿a cuál de los Tres?…

Algunos me responden, a veces, que “sólo hay Uno”
¿Uno?… ¿Y necesita ser instituido por un “triunvirato celestial” siendo omnisciente, omnipotente, omnisapiente? ¿No será que esa imagen heredada o mejor dicho, impuesta a sangre, fuego y muerte, responde a la división del ser humano en mente, cuerpo y espíritu?…
Si pensamos que, en el resto de las culturas y creencias, hay miles, ¿cómo es que sólo hay “Uno” válido para esta séptima parte de la humanidad, que nosotros representamos?
Si, por otro lado, no podemos sobrevivir en la mayor parte de las condiciones existentes, la premisa agnóstica tendría sentido, por una imposibilidad física. Al respecto, la escena bíblica de Moisés en la montaña debería ser un buen ejemplo y, nuestra única posibilidad, podría ser el recurrir a “intermediarios espirituales” o “daemones” también presentes en todas las culturas, como lo puntualizan Mircea Eliade y Patrick Harpur, entre otros. El dilema es que el dogmatismo cristiano, satanizó a los demonios y consagró a los ángeles, en una dudosa hierofanía muy conveniente para sus propios intereses. ¿Cuál es el “fenotipo” o representación icónica del Demonio? ¿No es el de un fauno, uno de los seres mitológicos pertenecientes al “reino mercurial” de las hadas, duendes, serafines, querubines, ninfas, espíritus del lugar, etc.? Esta estrategia “maquiavélica” ha producido, como contrapartida pragmática, a miles de vírgenes, cristos y santos (éstos, curiosamente inexistentes o invisibilizados en el Antiguo Testamento de las “manoseadas” biblias cristianas, en las que los “justos precursores” sólo alcanzan el estatus de profetas…) que han servido para usurpar a todos los miembros de la teogonía de nuestros pueblos ancestrales.


¿Qué necesitamos para “abrir los ojos” de nuestras conciencias? ¿No debería ser obvio que “Su Luz y Energía” son parte esencial en cada ser y sólo deberíamos aprender a leerlas, para dejarlas salir y que nos sirvieran de guía?
Aún si aceptáramos que se “antropomorfizara”, debería andar “creando universos” y que sí, a nosotros, nos dio “libre albedrío” y voluntad para cumplir y realizar nuestra propia misión, no debería haber ninguna razón para “importunarlo”:… ¡Seamos los Arquitectos de nuestro propio destino!
Cumplir la meta depende de nosotros… Apelar a su “Presencia” (como una “muletilla”) no puede ser si no, una excusa para no asumir nuestro propio compromiso. Delegarle o endosarle la factura por nuestros actos, cómo práctica habitual, es maquillar nuestra propia incapacidad… Nuestra inutilidad para asumir, con plena conciencia, nuestra propia evolución espiritual y personal.
¿Entonces para qué sirven las religiones institucionalizadas, aparte de ser un eficiente instrumento para adoctrinar y difundir la ignorancia masiva, como un placebo que mitiga el horror a la libertad, frente a la incertidumbre de esta existencia?
Sus efectos y defectos deberían ser evidentes. ¿Por qué preferimos optar por el “síndrome del avestruz” en vez de tomar el control de nuestra propia vida? ¿Por comodidad? ¿No es un altísimo precio por la debacle social y ambiental (muchas de sus causas, también tienen su origen en los textos “sagrados”?
¿Podríamos justificar, individual o colectivamente, el colapso a que hemos reducido el inmenso potencial que tuvo nuestro país y que, sistemáticamente, se ha venido dilapidando,… ¿Fue Su obra o sucedió por nuestra propia incompetencia?…

Deja un comentario

Archivado bajo ARTÍCULOS, ASTROLOGÍA MUNDIAL, NOTICIAS DEL CIELO, PENSAMIENTO ASTROLÓGICO

Fragmento de “La pasión de la mente occidental” de Richard Tarnás

Amigas y amigos, continuando con la publicación anterior como complemento, una perspectiva que ahonda en el origen de la crisis global del pensamiento occidental: gracias a Eva, colega del Foro Zodiac, en España, hemos conocido el ineludible y lúcido fragmento de Richard Tarnas, de su “Pasión de la mente occidental”.
No dejen de leerlo y reflexionar… es absolutamente inclusivo… no sólo para las mujeres “sentipensantes”, como diría nuestro acuariano y buen amigo, el arquitecto Alfonso Ramírez Ponce… es para todos (as):

“Richard Tarnas escribió:

Podrían hacerse muchas generalizaciones acerca de la historia del pensamiento occidental, pero, hoy por hoy, tal vez lo que se presenta con evidencia más inmediata sea que, desde el principio hasta el final, se ha tratado de un fenómeno abrumadoramente masculino: Sócrates, Platón, Aristóteles, Pablo, Agustín, Tomás de Aquino, Lutero, Copérnico, Galileo, Bacon, Descartes, Newton, Locke, Hume, Kant, Darwin, Marx, Nietzsche, Freud…
La tradición intelectual de Occidente ha sido producida y canonizada casi íntegramente por hombres y se ha inspirado predominantemente en perspectivas masculinas. Es claro que este predominio masculino en la historia intelectual de Occidente no se debe a que las mujeres sean menos inteligentes que los hombres, pero ¿se puede atribuir exclusivamente a las restricciones sociales? Yo pienso que no. Creo que hay en ello algo más profundo: algo arquetípico. La masculinidad de la mentalidad occidental lo ha invadido todo, ha sido fundamental, tanto en hombres como en mujeres, ha afectado todos los aspectos del pensamiento occidental y ha determinado su concepción básica del ser humano y el papel humano en el mundo. Las principales lenguas en que se desarrolló la tradición occidental, desde el griego y el latín, tendieron sin excepción a personificar la especie humana con palabras de género masculino: anthröpos, homo, l’homme, man, l’uomo, chelovek, der Mensch, hombre. Como ha quedado fielmente reflejado en el relato histórico de este libro [“La pasión del pensamiento occidental”], siempre ha sido «el hombre» esto o «el hombre» lo otro: «el ascenso del hombre», «la dignidad del hombre», «la relación del hombre con Dios», «el puesto del hombre en el cosmos», «la lucha del hombre con la naturaleza», «la gran conquista del hombre moderno», y así sucesivamente. El «hombre» de la tradición occidental fue un héroe masculino inquiridor, un rebelde prometeico biológico y metafísico que ha buscado sin cesar la libertad y el progreso, y que se ha esforzado permanentemente por diferenciarse de la matriz de la cual emergió y controlarla. Esta predisposición masculina en la evolución de la mentalidad occidental, aunque en gran medida inconsciente, no sólo ha sido característica de dicha evolución, sino que ha sido, también, esencial a ella.

En efecto, la evolución de la mentalidad occidental ha sido siempre impelida por un impulso heroico a forjar una identidad humana racional y autónoma, separándola de su unidad primordial con la naturaleza. Todas las perspectivas religiosas, científicas y filosóficas fundamentales de la cultura occidental, se han visto afectadas por esta decisiva masculinidad, que empezó hace cuatro milenios con las grandes conquistas patriarcales nómadas en Grecia y Medio Oriente a expensas de antiguas culturas matriarcales, y se manifestó en la religión patriarcal de Occidente a partir del judaísmo, en su filosofía racionalista a partir de Grecia y en su ciencia objetivista a partir de la Europa moderna. Todo esto ha servido a la causa de la evolución de la voluntad y el intelecto humanos, ambos autónomos: el yo trascendente, el yo individual independiente, el ser humano que se autodetermina en su originalidad, en su separación y en su libertad. Pero para lograr esto, la mentalidad masculina reprimió a la femenina. Esto puede verse en el sojuzgamiento y revisión de las mitologías matrifocales prehelénicas que tuvo lugar en la Grecia Antigua, o bien en la negación judeocristiana de la Gran Diosa Madre, o bien en la exaltación que hizo la Ilustración del frío yo racional, consciente de sí y escindido de una naturaleza exterior desencantada. En cualquier caso, la evolución de la mentalidad occidental se ha fundado en la represión de lo femenino, en la represión de la conciencia unitaria indiferenciada, de la participation mystique con la naturaleza, esto es, una progresiva negación del anima mundi, del alma del mundo, de la comunidad del ser, de lo omniimpregnante, del misterio y la ambigüedad, de la imaginación, la emoción, el instinto, el cuerpo, la naturaleza, la mujer.

Pero esta separación entraña, necesariamente, un anhelo de reunión con lo que se ha perdido, sobre todo después de haber llevado la heroica inquisición masculina a sus últimas y unilaterales consecuencias en la conciencia del pensamiento tardomoderno, que en su aislamiento absoluto se ha apropiado de toda la inteligencia consciente del universo (el hombre es un ser consciente inteligente, el cosmos es ciego y mecanicista, Dios ha muerto). Luego el hombre se enfrenta a la crisis existencial derivada de su condición de ser un yo consciente solitario y mortal arrojado a un universo que, en última instancia, carece de significado y es incognoscible. Y se enfrenta a la crisis psicológica y biológica derivada de vivir en un mundo modelado de tal manera que equivale a su cosmovisión; esto es, en un medio de fabricación humana y cada vez más mecanicista, atomizado, sin alma y autodestructivo. La crisis del hombre moderno es esencialmente una crisis masculina, y creo que su resolución ya empieza a advertirse con el tremendo surgimiento de lo femenino en nuestra cultura. Pero este surgimiento no se manifiesta únicamente en el auge del feminismo, en el creciente poder de las mujeres o el rápido florecimiento de la preparación intelectual de las mujeres y las perspectivas sensibles al género prácticamente en todas las disciplinas intelectuales, sino también en el sentido creciente de unidad con el planeta y con todas las formas de naturaleza del mismo, en la creciente conciencia de lo ecológico y en la reacción cada vez mayor contra las estrategias políticas y corporativistas que sostienen la dominación y la explotación del medio, en la preocupación creciente por abrazar la comunidad humana, en el colapso acelerado de antiguas barreras políticas e ideológicas que separan los pueblos del mundo, en el reconocimiento cada vez más profundo del valor y la necesidad de asociación, de pluralismo y del juego recíproco de muchas perspectivas. También se manifiesta en la extendida urgencia por volver a tomar contacto con el cuerpo, las emociones, el inconsciente, la imaginación y la intuición, en la nueva preocupación por el misterio del parto y la dignidad de lo maternal, en el creciente reconocimiento de una inteligencia inmanente en la naturaleza, en la gran popularidad de la hipótesis de Gaia. Se manifiesta en la apreciación cada vez mayor de las perspectivas culturales indígenas y arcaicas, tales como las de los nativos de América o África y los europeos antiguos, en la nueva conciencia de las perspectivas femeninas de lo divino, en la recuperación arqueológica de la tradición de la Diosa y el resurgimiento contemporáneo del culto a la Diosa, en el ascenso de la teología judeocristiana de orientación sofiánica y en la declaración papal de la Assumptio Mariae, en la brusca y espontánea aparición, ampliamente observada, de fenómenos arquetípicos femeninos en sueños individuales y en la psicoterapia. Y también es evidente en la gran oleada de interés por la perspectiva mitológica, en las disciplinas esotéricas, en el misticismo oriental, el chamanismo, la psicología arquetípica y transpersonal, la hermenéutica y otras epistemologías no objetivistas, en teorías científicas del universo holonómico, campos morfogenéticos, estructuras disipativas, teoría del caos, ecología de la mente, universo participativo y un largo etcétera. Como profetizó Jung, en la psique contemporánea se está produciendo un cambio histórico, una reconciliación entre las dos grandes polaridades, una unión de opuestos: un hieros gamos (matrimonio sagrado) entre lo masculino, dominante durante mucho tiempo, pero ahora alienado, y lo femenino, reprimido durante mucho tiempo, pero ahora en ascenso.

Este dramático desarrollo no es meramente una compensación, un simple retorno de lo reprimido, ya que, a mi entender, fue siempre la meta subyacente a la evolución intelectual y espiritual de Occidente. Pues la pasión más profunda de la mentalidad occidental ha sido la de reunirse con el fundamento de su propio ser. El impulso decisivo de la conciencia masculina de Occidente fue su indagación dialéctica no sólo con el fin de autorrealización, sino también, en último término, para recuperar su conexión con el todo, para armonizarse con el gran principio femenino de la existencia: diferenciarse de lo femenino, pero luego redescubrirlo y reunirse en él, con el misterio de la vida, la naturaleza y el alma. Esta reunión puede darse ahora en un nivel nuevo y profundamente distinto del de la unidad inconsciente primordial, pues la larga evolución de la conciencia humana ha puesto por fin a ésta en condiciones de abrazar libre y conscientemente el fundamento y la matriz de su propio ser. El telos, la dirección y la meta inherentes al espíritu occidental, ha consistido en volver a conectar con el cosmos en una particiation mystique madura, en entregarse a sí mismo, libre y conscientemente, a una unidad mayor que preserva la autonomía humana a la vez que trasciende la alienación humana.

Pero para lograr esta reintegración de lo femenino reprimido, lo masculino debe pasar por un sacrificio, por una muerte del yo. El pensamiento occidental debe tener la voluntad de abrirse a una realidad cuya naturaleza podría hacer añicos sus creencias mejor establecidas acerca de sí mismo y del mundo. Éste es precisamente el acto de heroísmo que ha de tener lugar. Ahora es necesario cruzar un umbral que exige un valeroso acto de fe, de imaginación, de confianza en una realidad más amplia y compleja; umbral que, además, exige un acto de autopercepción sin flaqueza alguna. He aquí el gran desafío de nuestra época, el imperativo evolutivo de que lo masculino vea más allá de su hubris y su unilateralidad, que se apodere de su sombra inconsciente, elija entrar en una relación fundamentalmente nueva de mutualidad con lo femenino en todas sus formas. Lo femenino, pues, deja de ser lo que se debe controlar, negar, explotar, para convertirse en lo que debe reconocerse y respetarse plenamente y a lo que hay que responder por lo que es en sí mismo; deja de ser lo que no se reconoce como «otro» objetivado, para convertirse en fuente, meta y presencia inmanente.

Éste es el gran reto, aunque yo creo que se trata de un reto para el cual el espíritu occidental se ha venido preparando lentamente durante toda su existencia. Creo que el incansable desarrollo interior de Occidente y el incesante ordenamiento masculino de la realidad ha ido llevando poco a poco, en un movimiento dialéctico de inmensa longitud, hacia un matrimonio profundo y en muchos niveles de lo masculino y lo femenino, una reunión triunfal y restauradora. Y a mí me parece que gran parte del conflicto y la confusión de nuestro tiempo es reflejo del hecho de que este drama de la evolución se está aproximando a sus fases culminantes. Nuestra época está produciendo algo fundamentalmente nuevo en la historia humana: somos testigos –y lo padecemos- del trabajo de parto de una nueva realidad, una nueva forma de existencia humana, un «hijo» que es fruto de este gran matrimonio arquetípico y que lleva en su seno todos sus antecedentes, pero en una nueva forma. Por tanto, reafirmaría yo los indispensables ideales que han expresado los valedores de las perspectivas contraculturales feministas, ecologistas, arcaicas y otras. Pero también quisiera dar mi apoyo a quienes han valorado y sostenido la tradición central de Occidente, pues creo que esta tradición –toda la trayectoria desde los poetas épicos griegos y los profetas hebreos, la larga lucha intelectual y espiritual desde Sócrates y Platón, Pablo y Agustín, a Galileo y Descartes y a Kant y Freud-, que este estupendo proyecto occidental debería considerarse una parte necesaria y noble de una gran dialéctica, y no ser rechazado simplemente como una confabulación imperialista-chauvinista.

No sólo esta tradición ha preparado penosamente el camino para su autotrascendencia, sino que posee recursos que su propio avance prometeico dejó atrás y recortó y que apenas hemos comenzado a hacer, lo cual, paradójicamente, sólo la apertura a lo femenino puede permitirnos integrar. Cada perspectiva, masculina y femenina, es aquí afirmada a la vez que trascendida, reconocida como parte de un todo que la abarca; cada polaridad requiere la otra para su plena realización. Y su síntesis lleva más allá de sí misma, pues ofrece una inesperada apertura a una realidad más amplia que no se puede aprehender antes de que llegue, porque esta nueva realidad es, ella misma, acto creador.

Pero ¿por qué la impregnante masculinidad de la tradición intelectual y espiritual de Occidente se nos ha hecho de pronto evidente, tras haber permanecido invisible para casi todas las generaciones anteriores? Creo que eso sólo ocurre hoy porque, como sugirió Hegel, una civilización no puede tomar conciencia de sí misma, no puede reconocerse como significativa, hasta que no ha madurado lo suficiente como aproximarse a su muerte.

Hoy en día tenemos experiencia de algo que se asemeja mucho a la muerte del hombre moderno, que se asemeja mucho, en verdad, a la muerte del hombre occidental. Tal vez el final del «hombre» esté al alcance de la mano. Pero el hombre no es una meta. El hombre es algo que debe ser superado… y completado, en el abrazo con lo femenino.

Fragmento de La pasión de la mente occidental.

Deja un comentario

Archivado bajo 02-ASTROLOGÍA, ARTÍCULOS, ASTROLOGÍA MUNDIAL, PENSAMIENTO ASTROLÓGICO

MENSAJE DE BENEDICTO XVI SOBRE LA ASTROLOGÍA Y LOS REYES MAGOS

No puedo contener mi complacencia, al compartir con ustedes este impactante mensaje que me reenvía el excelente astrólogo costarricense Róger Retana y que si bien nos llega con más de un año de atraso, estamos seguros que su vigencia perdurará por siglos, porque cambia de golpe la visión que algunos sectores han mantenido sobre nuestra disciplina ancestral…

Con toda su AUTORIDAD, Benedicto XVI deja nos deja sin palabras:

CIUDAD DEL VATICANO, ROMA
Miércoles 6 de Enero de 2010

¡Queridos hermanos y hermanas!

Celebramos hoy la gran fiesta de la Epifanía, el misterio de la Manifestación del Señor a todas las gentes, representadas por los Magos, venidos de Oriente para adorar al Rey de los Judíos (cfr Mt 2,1-2). El evangelista Mateo, que relata el acontecimiento, subraya que éstos llegaron a Jerusalén siguiendo una estrella, avistada en su surgimiento e interpretada como signo del nacimiento del Rey anunciado por los profetas, o sea, el Mesías. Llegados sin embargo a Jerusalén, los Magos necesitaron las indicaciones de los sacerdotes y de los escribas para conocer exactamente el lugar a donde dirigirse, es decir, Belén, la ciudad de David (cfr Mt 2,5-6; Mi 5,1). La estrella y las Sagradas Escrituras fueron las dos luces que guiaron el camino de los Magos, los cuales aparecen como modelos de los auténticos buscadores de la verdad.

 

(Al decir sabios y hombres de ciencia, se refiere sólo a astrólogos, los únicos existentes en escuelas y universidades por miles de años hasta el siglo XVII. En cambio los sabios actuales de la ciencia oficial nacieron hace unos 350 años, excluyendo a la Astrología hace 250 años).

Éstos eran unos sabios, que escrutaban los astros y conocían la historia de los pueblos. Eran hombres de ciencia en un sentido amplio, que observaban el cosmos considerándolo casi un gran libro lleno de signos y de mensajes divinos para el hombre.

(Santo Tomás de Aquino, el mayor doctor de la Iglesia, así lo consideraba también en su “Suma Teológica” el libro más honrado en Teología)

Su saber, por tanto, lejos de considerarse autosuficiente, estaba abierto a ulteriores revelaciones y llamadas divinas. De hecho, no se avergüenzan de pedir instrucciones a los jefes religiosos de los judíos. Habrían podido decir: hagámoslo solos, no necesitamos a nadie, evitando, según nuestra mentalidad actual, toda “contaminación” entre la ciencia y la Palabra de Dios. En cambio los Magos escuchan las profecías y las acogen; y, apenas se vuelven a poner en camino hacia Belén, ven nuevamente la estrella, casi como confirmación de una perfecta armonía entre la búsqueda humana y la Verdad divina, una armonía que llenó de alegría sus corazones de auténticos sabios (cfr Mt2,10). El culmen de su itinerario de búsqueda fue cuando se encontraron ante “el niño con María su madre” (Mt 2,11). Dice el Evangelio que “postrándose le adoraron”. Habrían podido quedarse desilusionados, es más, escandalizados. En cambio, como verdaderos sabios, se abrieron al misterio que se manifiesta de modo sorprendente; y con sus dones simbólicos demostraron que reconocían en Jesús al Rey y al Hijo de Dios. Precisamente en ese gesto se cumplen los oráculos mesiánicos que anuncian el homenaje de las naciones al Dios de Israel.

Un último detalle confirma, en los Magos, la unidad entre inteligencia y fe: es el hecho de que “advertidos en sueños de que no volvieran a Herodes, volvieron a su tierra por otro camino” (Mt 2,12). Habría sido natural volver a Jerusalén, al palacio de Herodes y al Templo, para proclamar su descubrimiento. En cambio, los Magos, que han elegido como soberano al Niño, lo custodian escondiéndolo, según el estilo de María, o mejor de Dios mismo, y tal como habían aparecido, desaparecieron en el silencio, apagados, pero también cambiados tras el encuentro con la Verdad. Habían descubierto un nuevo rostro de Dios, una nueva realeza: la del amor. Que nos ayude la Virgen María, modelo de verdadera sabiduría, a ser auténticos buscadores de la verdad de Dios, capaces de vivir siempre la profunda sintonía que hay entre la razón y la fe, entre la ciencia y la revelación.

 

[Después del Ángelus]

Estoy contento de dirigir mi augurio más cordial a los hermanos y a las hermanas de las Iglesias Orientales que celebran mañana la Santa Navidad. Que el misterio de la luz sea fuente de alegría y de paz para cada familia y comunidad.

En la solemnidad de la Epifanía se celebra la Jornada Misionera de los niños, con el lema “Los niños ayudan a los niños”. Promovida por el Venerable Papa Pío XII en 1950, esta iniciativa educa a los niños a formarse una mentalidad abierta al mundo y a ser solidarios con sus coetáneos más desgraciados. Saludo con afecto a todos los pequeños misioneros presentes en los cinco continentes y les animo a ser siempre testigos de Jesús y anunciadores de su Evangelio.

 

[En español dijo]

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española presentes en esta oración mariana. La Iglesia celebra hoy la solemnidad de la Epifanía del Señor, la manifestación del Mesías a todos los pueblos. San Mateo nos narra en su evangelio como unos personajes, venidos de Oriente, son guiados por una estrella hasta Belén y, adorando al Niño Jesús, le reconocen como el único Salvador del Mundo. Queridos hermanos, os invito a imitar la obediencia de estos Magos que, gracias a su docilidad a la acción providente de Dios, pudieron recibir la luz sin ocaso: Cristo, el Señor. Feliz fiesta de la Epifanía. 

Muchas gracias.

 

Al respecto, el astrólogo uruguayo Boris Cristoff, respondió:

 

“Carta abierta al papa Benedicto XVI

DIJO EL PAPA:

“LOS ASTRÓLOGOS DE ORIENTE SON VERDADEROS SABIOS

____________________________________________

!!! Albricias, no lo puedo creer ¡¡¡

¡ Al fin una digna declaración de la Iglesia Cristiana sobre la Astrología !     

ÁNGELUS DOMINICAL: 
“Los Magos de Oriente, modelos del verdadero sabio”

En la Plaza de San Pedro, tras la Misa de Epifanía

El miércoles 6 de enero del 2010, día de los Astrólogos de Oriente o Reyes Magos, que es nuestro DIA MUNDIAL DE LA ASTROLOGÍA, ha demostrado ser otro rey mago regalándonos en reversa de nuestros regalos como Reyes Magos, este presente que jamás hubiéramos soñado en siglos pasados. Sus palabras afirmaron claramente la validez de nuestra vieja Sabiduría, que ahora se llama Astrología desde Galileo. Dijo Magos de Oriente para no tergiversar la palabra bíblica, pero se refirió a quienes siguieron una estrella, predijeron el nacimiento del Rey de Reyes, y no contento con ello lo ubicaron y adoraron en Jerusalén. No en vano se prosternaron ante quien sería el mesías de esta Cultura Cristiana de la era Piscis (0 a 2100) llamado Jesús, el Cristo.

El Día Mundial de la Astrología ha sido aceptado y festejado mundialmente desde 1982 por toda la comunidad astrológica de lengua latina, y en el día mismo de nuestro 28º festejo mundial, nos ha el mejor regalo a nosotros, descendientes simbólicos de los Reyes Magos, así como Benedicto XVI es el descendiente simbólico de Cristo.

Hace 30 años (un ciclo de Saturno) hice esfuerzos para acercar Astrología e Iglesia, a través de la magna inauguración cristiana que protagonizaron los astrólogos de Oriente, pidiendo audiencia para que recibiera a tres de nuestros colegas más respetados: André Barbault, Henri Gouchon y yo, pero no obtuvimos respuesta. Aquello no dio sus frutos, pero aparentemente los dio en otra forma, porque en 1982 el Papa Juan Pablo II oró ante el sarcófago de los Reyes Magos en Köln, la Catedral alemana de Colonia. Estas fotos lo documentan:

Juan Pablo II rezando a los Reyes Magos en el altar mayor de la Catedral de Köln  o Colonia. 

Sarcófago de los tres Reyes Magos
colocado en el centro de la Catedral de Colonia, en Alemania,
el 15 de noviembre 1980, la mayor iglesia cristiana.

 Ya había dado por perdida y olvidada mi iniciativa cuando me entero de estos dichos de Benedicto XVI que nos tocan de lleno en el corazón y el cerebro.”

Boris Cristoff, Montevideo, 11/1/2011

2 comentarios

Archivado bajo 02-ASTROLOGÍA, ARTÍCULOS, ASTROLOGÍA MUNDIAL, NOTICIAS DEL CIELO, PENSAMIENTO ASTROLÓGICO

¡PROYECTO DEL PLAN FISCAL ATENTA HASTA CONTRA LAS SAGRADAS ESCRITURAS!

Porque a todo el que tiene, más se le dará, y tendrá en abundancia; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará… Mateo 25:29 (ΚΑΤΑ ΜΑΤΘΑΙΟΝ 25:29 en Griego: τῷ γὰρ ἔχοντι παντὶ δοθήσεται καὶ περισσευθήσεται, τοῦ δὲ μὴ ἔχοντος καὶ ὁ ἔχει ἀρθήσεται ἀπ’ αὐτοῦ…)

Costa Rica es un país que, a pesar de haber sido la provincia más pobre del imperio español, gracias al esfuerzo de nuestros ancestros logró alcanzar un nivel excepcional, que resulta di-fícil de encontrar en naciones con sus características particulares; sin embargo, de manera inexplicable, en vez de continuar alcanzando la condición inherente a su propio potencial (como una “entelequia aristotélica”) y avanzar hacia metas cada vez más elevadas, renuncia y se conforma, “centroamericanizándose” e hipotecando el futuro de sus habitantes.

Hipotéticamente, podríamos recurrir al análisis de los ciclos descritos en el mapa astrológico correspondiente al inicio de Costa Rica. Sin duda encontraríamos muchos indicios que, si bien, nos ayudarían a entender porqué, habiendo tenido una condición solvente al estallar el “Crash” de esta crisis global, los funcionarios al frente del gobierno, luego de despilfarrar una buena parte de las reservas del erario público, pretenden sangrar a su pueblo para continuar una irresponsable fiesta, cuyo único fin no puede ser otro que garanti-zar un fondo electoral integrado por los em-pleados del gobierno, del partido oficial.

Para alcanzar este aberrante y perverso objetivo, se dejan influenciar por un resentido gamonal reciclado y de manera torpe e irracional, se relamen los bigotes “castigando el éxito”, al incidir sobre las fuentes generadoras de riqueza y de trabajo, que son el combustible que mueve y sustenta la economía de esta nación. Hacerlo por esta vía, atenta contra el sentido bíblico de las Sagradas Escrituras. ¡Vamos a permitir semejante herejía!

Recurrir a la burda patraña de usar la bandera de esta distorsionada “solidaridad”, es una torpeza de dimensiones históricas. Nadie en su sano juicio puede creer que carcomer la estructura de la producción nacional va a aumentar mágicamente la recaudación tributaria y menos, invocando los trasnochados argumentos de que “los que más tienen deben mantener a los que menos tienen”.

Ningún empresario serio en Costa Rica, sería capaz de darle la espalda a la responsabilidad social que nos convirtió en un ejemplo en toda la región. Ésto no se logró con un modelo, en el que la asimetría se ensañó en contra de unos y a favor de otros, como sí sucedió en la mayoría de nuestros pueblos hermanos. Nadie está hablando de no pagar impuestos pero, ¡tiene sentido hacer una demanda así, cuándo ni siquiera hay un “Proyecto País”, cuando no hay un plan estructurado en ninguna área de la administración pública?  Lamentablemente, en vez de continuar construyendo seguridad social y calidad de vida, nutrimos las instituciones del gobierno con una gran cantidad de dirigentes ineptos e ignorantes, que no han sido capaces (las excepciones son hábilmente reducidas o invisibilizadas por los corruptos núcleos del poder interno) y que ahora amenazan con convertir al país en una especie de dictadura del “funcionariado,” al tratar de apropiarse de todos los medios de producción, sin ningún rumbo, ni control y cuya única ideología parece ser, continuar siendo un fin en sí misma, hipertrofiándose gracias a su insaciable voracidad desaforada.

Nos estamos convirtiendo en un régimen “comunista” burocratizado y sin sentido. Muy pronto, seremos la traducción del pasaje bíblico, porque “como no vamos a tener, nos van a terminar quitando todo”. Lo más paradójico es que todos nosotros hemos sido cómplices y copartícipes, porque no hicimos nada para evitarlo… ¿Cuánto más podremos soportar, sin reaccionar? O, ¿abanderándonos con nuestra fuerza ancestral, vamos a inhibir, de una vez por todas, esta irracional conspiración que está a pundo de arrasar hasta con la última huella de la dignidad nacional?

Deja un comentario

Archivado bajo 02-ASTROLOGÍA, ARTÍCULOS, ASTROLOGÍA MUNDIAL, NOTICIAS DEL CIELO

SÍNTOMAS CRÍTICOS DEL PAÍS – análisis preastrológico

El pasado 18 de Setiembre del 2o11, nuestro país cumplió 509 años de la llegada de Colón a nuestras costas:

Y frente a la inminente del Equinoccio de Otoño – el 23 de setiembre:

… Nos preguntamos, al día de hoy:

¿cuál es la situación en la que nos encontramos?

Algunas consideraciones:

Es evidente que hay un nocivo virus en la concepción del aparato gubernamental de nuestro país y es un perfecto reflejo de la situación generalizada en todos los ámbitos. Uno de sus defectos, ha sido expuesto en varios artículos de este blog de Astrovisión:

Costa Rica tiene un gobierno de lujo si comparamos que debe administrar, con incomparables mayores recursos, la misma cantidad de población que la Alcaldía de Ciudad de Guatemala: cuatro millones y medio de habitantes“…

Lo lamentable es que, prácticamente ninguno de receptores claves del sector gubernamental, político, financiero, judicial o de los medios ha sido conciente de lo que ésto significa y mucho menos, el habitante común de este país, cuya única riqueza es su desaprovechado potencial.

Nadie requiere de consultorías para detectar el mal endémico del que adolecemos: históricamente, en nuestros gobiernos, se ha optado por la cantidad y no por la calidad. Si hubiera sido al contrario, a nadie le debería preocupar que a los empleados públicos se les retribuya de acuerdo a su nivel.

El problema es que, parte del botín político, se rellena con una orda de “pega banderas” que son “colocados” sin tener capacidad y para los sindicalistas, como importantes promotores del esquema, ésto es como si les lloviera “maná del cielo”…

Un ejemplo, en el 78, en Canal 13 habíamos aprox. 12 técnicos que hacíamos todo. En el cambio de Oduber a Carazo, la planilla se multiplicó por 20… y el proyecto colapsó

…Lo mismo ha venido sucediendo en casi todas las instancias. (No es justo generalizar, porque hay funcionarios(as) excepcionales pero son eso, excepciones…)

No se puede tener gobernantes con una naturaleza distinta a la del pueblo que los eligió (Paráfrasis de uno de los principios herméticos)

Cuando permitimos que nuestros representantes lleguen al gobierno sin preparación, su incapacidad hace que confundan “Gobierno con Estado” y obviamente, les resulta imposible poder planificar… ¡PLANIFICAR! ¡Hacer planes a un determinado plazo! ¡Sin capacidad formulativa, jamás lograremos tener capacidad operativa!

Ni siquiera tenemos claro “QUÉ TIPO DE PAÍS QUEREMOS” y sin esta meta, los incapaces sólo podrán “manosear” ocurrencias… ¡Ésto es demencial!

Sin un Plan, ¿cómo pueden apelar a tal voracidad fiscal? ¡Es irracional!…

No puedo concebir una situación en la que, como arquitecto, le proponga a un cliente que requiero presupuesto ilimitado para hacer un proyecto que aún no he definido…

¿Cómo puede entenderse esta sumatoria absurda de ocurrencias cuando, por un lado aumentan la carga impositiva y por otro, un grupo de diputados, proponen reducir la edad para el retiro? ¿Han hablado alguna vez con la abuela de un actuario? Asusta tener conciencia de la incapacidad de quienes están a cargo de los destinos de este país “dormido en sus marchitos laureles”.
Es irresponsable darle curso al mal llamado PLAN FISCAL… porque sin objetivos claros, no puede haber ninguno. Lo hecho por algunos miembros del PAC, es un suicidio político:

(Darle la espalda a su coalición para apoyar un proyecto impositivo, sólo puede conducir a “neutralizar” la influencia del actual presidente de la Asamblea Legislativa, por parte de la propia dirigencia de su partido y que favorecerá la opción del partido mayoritario, a pesar de la baja calificación de la actual gestión en el gobierno)

Sin un PROYECTO PAÍS, continuar sangrando a las clases productivas, provocará una espiral incontenible que nos conducirá inevitablemente al caos. Pareciera que nadie recuerda los postulados de Keynes, a los que sólo habría que ajustar el control de los costos de producción, aspecto que este extraordinario economista no previó (Muerte y resurección de K) y por esto, la “estafeta” la toman los seguidores del Premio Nobel, Milton Friedman, y la Escuela Neoliberal que nos han llevado de la mano, a la actual situación, que nos enfrenta al dramático recuerdo del 11 de setiembre de 1973, en Chile, tal y como lo reseña valientemente, Naomi Klein, en su Doctrina del Shock

En una visión preliminar, tenemos qué:…

  • Estamos en plena Crisis Global (Ésta -por el promedio de otras anteriores y nunca tan agudas- requerirá de al menos, siete años más, antes de que empiece a restablecerse el sistema… Las indicaciones sugieren que éste tenderá hacia un Gobierno Global, que carecerá de consenso general y de capacidad para normalizar la Crisis Ambiental…)

  • Tenemos una tasa descontrolada y no “medida” de desempleo efectivo en los sectores más importantes de la economía nacional.

  • Apostarle a la descentralización ha incrementado el descontrol y la ineficiencia administrativa (por ejemplo, más de un 80% de las construcciones en el país son ilegales o informales)

  • No hemos desarrollado una adecuada política preventiva en ninguna instancia. (Exponiéndonos a niveles indescriptibles de vulnerabilidad)

  • Subir los impuestos a los servicios, sólo provocará la agudización de la crisis interna, al incidir directamente en las áreas más deprimidas, lo que tenderá a colapsar la estructura del aparato productivo total.

  • Hemos disfrazado nuestro perfil macroeconómico con “espejismos” (tipo Intel) que no contribuyen efectivamente a la estabilidad financiera del país.

  • Carecemos de instrumentos fiscales adecuados al haber permitido una economía “semi-dolarizada”, que atenta contra nuestra competitividad…

  • Apostamos a la promoción de “país verde” sin tener una adecuada estructura ni capacidad para administrar los recursos naturales. Las políticas de “Carbono Neutral” son absurdas e inconsistentes, así como los ineficientes instrumentos de control ambiental, que sólo entraban la productividad.

  • Existen sectores que han sido protegidos por una política desfasada históricamente y que  tampoco le aportan nada al saneamiento de nuestra sociedad (Grupos religiosos, exención descontrolada, carencia de controles fiscales, gastos -no inversiones- en organizaciones – por ejemplo, las universidades públicas sin ningún programa  de planificación curricular…=>

    “No es sustentable para el país, un modelo en el que más de dos terceras partes de las carreras son de letras y sin el insumo de un programa de investigación diseñado para nuestra realidad, las técnicas y científicas, sólo producen títulos e inestabilidad en el ámbito profesional…”)

  • Apostamos a la información y no al conocimiento (por esto las trasnacionales lucran con nuestros recursos y sólo servimos de mano de obra, no tan barata)

  • Estamos en un momento histórico en el que la seguridad social, prácticamente no le aporta nada al Producto Interno Bruto y en esta condición la existencia de instituciones como la Caja, está severamente amenazada.

    “Cómo no va a estar al borde de la quiebra, si las regulaciones migratorias exigen que, para obtener una cédula de residencia debe obtenerse el estatus de “asegurado voluntario” (cuya tarifa no supera los $5 al mes) y la Institución está obligada a darle tratamiento gratuito a esta población, sin importar la gravedad de sus padecimientos (Sida, Cáncer, entre otros, cuyos “cócteles” cuestan miles de dólares o euros…) En la actualidad el 25% de la población total del país, es extranjera. (Si bien se puede argumentar que es una situación humanitaria, la tasa migratoria proveniente de países más ricos, es descontrolada.”

  • Desperdiciamos el potencial de la educación como factor de cambio al mantener un esquema que confunde una instrucción básica con la formación que requerimos: =>

    “Sin Educación, es insostenible la Democracia…”

  • Históricamente, hemos concebido la inversión en infraestructura como un gasto y no como una inversión… y para el colmo (o el ridículo, según se quiera ver) lo que hemos hecho muy bien, se lo entregamos a compañías externas, para que nos lo administren (Aeropuertos, Telefonía, Puertos, Carreteras,… pronto, la gestión hídrica, la Electricidad, las Áreas más rentables de la Salud, etc.)

  • Permitimos que se hipertrofiara nuestro sistema legal, convirtiéndolo en una maraña de contradicciones, alegres interpretaciones,  ambigüedades e inseguridad jurídica para toda la población.

  • Confundimos control efectivo con control burocrático, enmarañando el futuro en una intolerable tramitología que tampoco aporta nada, excepto desperdicio de recursos.

  • Hemos permitido el drenaje sistemático de nuestra identidad (sistemática destrucción de nuestro patrimonio intangible y construido, agente cohesionador de la estructura de la sociedad (idiosincrasia), => para facilitar la inserción al mercado global, sustituyéndole con una suma infinita de mitos mantenidos por tradición oral y por la “vulgaridad” vigente. (Etimológicamente, condición de “vulgo”)

  • Apostamos a un “Estado Confesional“, a partir de un modelo religioso decadente que, no fue ni ha sido capaz de cumplir con su función de “rector de nuestros valores esenciales de nuestra sociedad” y devino como una actividad comercial sin control fiscal.

  • En este país, se castiga el éxito, bajo el prurito de que “los que más tienen deben contribuir a los que menos tienen” ¿Qué haremos cuando nadie tenga nada?

  • El papel de los medios de comunicación como “formadores de opinión” ha sido insuficiente para trazar la consolidación ideológica que demanda la construcción de un Estado Nacional.

La solución a esta ecuación es tan elemental que ofende la “inteligencia” de la clase política (y por supuesto a la de los sectores “académicos”) No vayamos muy largo. El caso de Panamá, nos debería hacer reflexionar. Comparativamente, estamos en mejores condiciones que nuestro país hermano ¡PERO,!

“Es lamentable cómo heredamos un país con un potencial descomunal y se lo dejamos al borde del colapso y del caos a las próximas generaciones”…

Cuando se llega a este punto, suele emerger un modelo distinto al conocido, pero nunca se retorna al estado anterior. Que sea positivo o negativo, dependerá de los insumos participantes, al igual que el nivel de traumatismo derivado del cambio (proporcional a su resistencia al mismo) en medio del CAOS…

La mesa está servida… ¿Quién será el anfitrión y quiénes los invitados? ¿Cuál será el menú? ¿ESPERANZA CRIOLLA? ¿LIDERAZGO TROPICAL? ¿CHULETAS LIBERALES?… ¿Cuánto durará?…

SIGUIENTES ANÁLISIS DE ASTROLOGÍA POLÍTICA:

  • Enlace al blog con los últimos artículos de Ernesto García de España.

  • El 11 de SETIEMBRE del 2011 bajo la óptica astrológica.

  • IMAGEN ASTRAL DE LA CRISIS INSTITUCIONAL EN COSTA RICA.

Deja un comentario

Archivado bajo 02-ASTROLOGÍA, ARTÍCULOS, ASTROLOGÍA MUNDIAL

REFERENCIAS ¿RELIGIOSAS?

(Notas hacia un pensamiento crítico de la visión religiosa)

La alusión a Isis y a Osiris, en al obra La Flauta Mágica de Mozart, desde nuestra perspectiva, es muy sugerente porque es el precedente de las historias bíblicas de Caín y Abel y la de María, José y Jesús sólo que, como antecedente aparece entremezclado en la mitología egipcia:

Osiris muere en manos de su hermano Set, quien lo despedaza, esparciendo sus restos por toda la tierra. Isis logra encontrarlos y los vuelve a unir, con excepción de un fragmento, por lo que al concebir a Horus, lo hace como “virgen”, al igual  que Jesús, es concebido por “obra y gracia” del Espíritu Santo.

Las semejanzas entre ambos, son sumamente reveladoras y para el ojo crítico, transgreden el plano de las simples coincidencias, como también ocurre con el caso de Moisés, las Tablas de la Ley y los Libros de los Muertos de los egipcios y aunque algunos lo expresan como un plagio, es evidente que como cultura somos la evolución de todo cuanto ha existido y nuestros símbolos no son casuales, ni fortuitos:

Parece muy revelador el hecho de que, como se menciona en los documentales, la estructura de la cosmogonía egipcia, heredada a la cultura judeocristiana y de ésta a nosotros, parte de la división de dos ejes de cuatro estaciones (equinoccios y solsticios), o cuatro elementos como los cuatro hijos de Horus. Igualmente reveladores son los números que se repiten en todas las culturas como sus símbolos. Los patrones ancestrales de las nuestras, también presentan los mismos patrones.

Todo ésto podría ser muy inquietante, porque dentro del modelo cíclico que contiene el saber astrológico, no debería sorprendernos que estemos en el inicio de uno nuevo, marcado por la impresionante conjunción que tendremos a partir de abril de éste año, en Aries, uno de los ejes en el modelo, con oposición a Saturno en Libra y en cuadratura a Plutón en Capricornio. Desde el punto de vista mitológico, Marte ha sido relacionado siempre como el Señor de la Guerra.

Y si “por la víspera se saca el día”, deberíamos prepararnos para una situación de creciente tensión, como la proyectada con una absoluta precisión para los sucesos del Norte de África y que nada sugiere que vayan a solucionarse, ya que lo que muestra el modelo de Astrología Mundial, es que la tendencia sea globalizante. De nuevo, ¿adónde se iniciaron estos eventos? ¿Es coincidencia que haya sido en Egipto…

Hace muchos siglos, la Astrología dejó de estar regida por coincidencias. Con lo derivado del sismo del 11 de marzo en el Noreste de Japón, algunos de los miembros del Foro de Astrodreams, liderado por su programador y astrólogo Javier Reinoso, levantaron el mapa de la planta de Fukushima y lo que representan los símbolos es más que contundente:

Si a los seres humanos, les quedara un gramo de sensatez, deberían volver a observar hacia el Cielo, porque como dice el Eclesiastés, “no hay nada nuevo bajo el Sol”… (ni siquiera nuestra torpeza ni obcecación…) o, cómo dice nuestro pueblo: “señales en el Cielo, desgracias en la Tierra”

¡Todo ésto, plantea una rigurosa correlación con algunas de las profecías de los Mayas, las que sin duda, parecieran indicar una mayor exactitud que lo que conocemos a través del instrumental de toda la ciencia actual!

Deja un comentario

Archivado bajo 02-ASTROLOGÍA, ARTÍCULOS, ASTROLOGÍA MUNDIAL, PENSAMIENTO ASTROLÓGICO